Ocho verdades que cambiarán la forma en la que trabajamos.

De los cambios y transformaciones que traerá consigo la pandemia, la redefinición de patrones laborales serán algunos de los factores que más impacten en la organización de los espacios de trabajo. Como el lugar o las condiciones en las que trabajamos. Por el momento, es difícil anticipar hasta cuándo se seguirá trabajando en remoto. Al mismo tiempo, es complicado saber si las compañías instaurarán este modelo como una apuesta generalizada o de manera limitada.

Sin embargo, los expertos consideran que lo más probable es que las empresas adopten nuevos modelos híbridos o flexibles de trabajo. Y es que muchos de esos empleados que ahora trabajan desde casa volverán a la oficina una vez superada o controlada la crisis sanitaria. Las compañías deberán elegir la opción que mejor se adapte a sus necesidades. En este contexto, CBRE ha elaborado un informe con ocho “verdades fundamentales” para ayudar y guiar a los responsables a la hora de tomar la decisión final. Una estudio que se divide en cuatro grandes áreas (talento, ubicación, ocupación y diseño y experiencia) que serán claves durante 2021 y los años venideros:

Talento: empleados con mayor autonomía

  1. Los empleados exigirán una mayor autonomía que impulsará nuevos comportamientos y cambiará cómo y cuándo interactúan con espacios de todo tipo. Según los datos recogidos por CBRE, solo el 28% de los empleados quiere trabajar 100% en remoto. La mayoría prefiere apostar por un modelo a caballo entre el hogar y la oficina. Esto supondrá una menor utilización de la oficina que permitirá reinventar el papel y la funcionalidad de los espacios físicos.

  2. Habrá que replantear las políticas y pautas de trabajo para mantener una cultura de responsabilidad, productividad, diversidad y bienestar. Se deben sopesar las obligaciones financieras y el compromiso de los empleados a la hora de proyectar programas de teletrabajo. En esta visión también hay que valorar las consecuencias no deseadas de imponer el trabajo en remoto a empleados que prefieren un modelo presencial.


Ubicación: así cambiarán los criterios

  1. El concepto de oficina descentralizada emerge como una herramienta efectiva para mejorar la accesibilidad. Aunque desde CBRE señalan que los empleados seguirán desplazándose a oficinas situadas en núcleos urbanos, será recomendable crear una red oficinas satélites para seguir manteniendo el sentimiento de comunidad el resto del tiempo.

  2. La migración a mercados de menor coste y con una alta calidad de vida seguirá siendo tendencia. Las empresas dependerán menos de una huella física existente para atraer y retener talento. Esto les permitirá ampliar sus estrategias de ubicación en los mercados secundarios o terciarios con pequeños grupos de profesionales altamente calificados.

Ocupación: las ventajas de anticiparse

  1. Las compañías que planifican en medio de la incertidumbre pueden obtener ventajas en el mercado inmobiliario actual. La evolución de la utilización del espacio puede requerir un proceso de optimización y las tendencias demográficas desencadenar nuevas consideraciones en cuanto a la localización. Identificar los pasos apropiados a corto, medio y largo plazo ayuda a aprovechar oportunidades.

  2. Las soluciones flexibles permiten a las empresas ajustar más fácilmente el uso del espacio. Dada la incertidumbre actual, muchas compañías están empezando a apostar cada vez más por espacios de oficina flexible como parte de una estrategia para optimizar sus compromisos a largo plazo y minimizar el riesgo de tener demasiado o muy poco espacio a medida que fluctúa la plantilla.

Diseño y experiencia: foco en salud, productividad y comunicación

  1. La reorganización de los espacios permitirá maximizar la productividad, impulsar la colaboración entre equipos y mejorar la eficacia de las reuniones. En este sentido, el modelo ABW (siglas en inglés de trabajo basado en actividades) será la principal línea de acción de las empresas, en detrimento de la distribución por áreas o departamentos. Esto ayudará a satisfacer las necesidades de empleados que buscan mayor flexibilidad y contribuirá al intercambio de ideas e información a medida que los empleados se concentren en función de sus actividades.

  2. La digitalización creará edificios más inteligentes y eficientes y una experiencia de empleado más conectada. La tecnología será un elemento clave para realizar ajustes operativos, agilizar la comunicación entre los ocupantes de los edificios y abordar retos como la eficiencia energética. Por ese motivo, los expertos de CBRE aseguran que el planteamiento de una hoja de ruta tecnológica que tenga en cuenta a los empleados es una consideración clave.

Fuente: CBRE



0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo